Miguel
Miguel

La cercanía a las cuevas de Nerja, a menos de 5 mins andando, la recepcionista y una limpiadora fueron muy amables, nos ayudó mucho, de los mejores tratos que he recibido en un hotel. El balcón tenía unas vistas espectaculares. El desayuno espléndido. No tengo ni la más remota queja. Limpieza impecable y 0 ruidos. Repetiremos.